lunes, 18 de mayo de 2015

Amapola Fría


Solamente sé que no puedo dejar de pensar en ti, que el tiempo que soporíferamente lento  se mecía antes en una humilde cuna, se ha convertido en un glorioso y huracanado estruendo.

Sé que los cristales roídos de esta habitación cada día se nublan más con el vapor de nuestros cuerpos, pero también sé que estos esperan para hacerse añicos el día en que te hayas marchado.

Porque estoy convencida que te irás, que no me explico cómo te quiero tanto y tengo esa seguridad de que partirás por esa puerta que ya no es mía y me dejaras sola como una amapola fría.

Que sé que tus latidos son el sonido más dulce que he sentido, que no me olvidaré del caminar de tus dedos por mis manos trazando la luna, tu luna, que ya no será vista cuando el brillo de tus rayos me dejen marchita.



1 comentario:

  1. "..que no me olvidaré del caminar de tus dedos por mis manos trazando la luna.." :)

    ResponderEliminar